English page

Urban Forest Innovation Lab es el programa para el emprendimiento en bioeconomía forestal de Cuenca.

UFIL combina aprendizaje basado en proyectos, tutorización, incubación y aceleración de ideas innovadoras en torno a la bioeconomía forestal.

images co2 images quimica images cinegetica
icono crear

CREAR

Quiero participar en el programa de emprendimiento recibiendo formación y tutorización para desarrollar un proyecto empresarial

icono desafiar

DESAFIAR

Soy una empresa con un reto alrededor de la bioeconomía forestal y quiero explorar soluciones innovadoras

icono conectar

CONECTAR

Quiero colaborar con otras empresas y agentes relacionados con el bosque y participar en el ecosistema forestal de la ciudad

× images/inscripcion-contorno.svg

Urban Forest Innovation Lab

En el proyecto participarán personas que quieran entrenarse para desarrollar su proyecto personal (CREAR), empresas que quieran plantear un desafío de negocio en torno a la bioeconomía forestal (DESAFIAR) y personas, empresas, instituciones u otros agentes que quieran formar parte del ecosistema de la bioeconomía forestal en Cuenca (CONECTAR)

¿QUÉ ES LA BIOECONOMÍA FORESTAL?


La riqueza de la biodiversidad forestal permite desarrollar servicios que estén en armonía con la naturaleza. Se trata de adaptar servicios a la riqueza natural del bosque aprovechando su diversidad de manera responsable y sostenible. Estos servicios incluyen el turismo verde, generando oportunidades de emprendimiento y empleo a través del cuidado y el conocimiento del entorno, la educación o las actividades de ocio deportivas y culturales.

Construcción y obra pública. La madera se está recuperando para la construcción por sus excelentes cualidades de durabilidad, usabilidad y resistencia combinadas con su sostenibilidad por su capacidad de secuestro de carbono. Es un material con múltiples usos en el sector (planchas, paneles, techos y suelos, puertas, marcos de ventanas…) y en comparación con su propio peso es extremadamente fuerte siendo una alternativa para la obra pública ya que permite intervenciones más ágiles y rápidas.

Los bosques son uno de los sumideros de CO2 más importantes del planeta sin embargo muchas actividades que contribuyen a aumentar la captación de CO2 no están reconocidas en el mercado de emisiones. Existe la oportunidad de incluir la gestión forestal como mecanismo para aumentar la capacidad de secuestro de CO2 y generar derechos de emisión. Esta puesta en valor permite desarrollar nuevas actividades económicas que contribuyan a una mejor gestión el bosque.

El uso de residuos forestales para generar energía térmica a través de biomasa permite completar el ciclo del aprovechamiento forestal. La biomasa permite valorizar residuos provenientes de la gestión forestal que no tienen otro uso o productos que han alcanzado su máxima capacidad técnica. Este aprovechamiento de hasta el último producto de la gestión forestal obliga a aumentar el valor de toda la cadena de productos y contribuye a un consumo menor de combustibles fósiles.

La tecnología contribuye de manera transversal a una gestión más eficaz y eficiente de los bosques y a un mayor aprovechamiento de los mismos. Entre esos usos se incluyen el tratamiento de datos para la realización de inventarios y planificación de intervenciones, el blockchain para un control más preciso de la cadena de custodia; el uso de drones para la prevención de incendios o la utilización de maquinaria específica para una optimización del aprovechamiento.

Los subproductos químicos de la madera permiten desarrollar nuevos materiales para sustituir productos menos sostenibles. A partir de la lignina se pueden desarrollar bioplásticos que sustituyen los de origen fósil. La celulosa permite crear nuevos textiles con un menor consumo de recursos. La nanocelulosa permite desarrollar materiales ligeros y ultrarresistentes como armaduras, coches o productos sanitarios además de contribuir a mejorar otros productos como el plástico o el papel.

El abastecimiento de agua es un servicio ecosistémico proporcionado por los bosques. El desarrollo de nuevas tecnologías para la obtención de agua, la mejora del ciclo hídrico o la eficiencia en su gestión y su provisión constituyen una demanda en aumento, sobre todo en países mediterráneos aumentando su resiliencia frente al cambio climático, generando el máximo aprovechamiento del agua disponible y el aumentando su valor medioambiental.

La explotación de resina permite obtener productos de altísimo valor añadido. La colofonia o la trementina, obtenidas a partir de procesos de destilación, son imprescindibles para la producción de aromas, pinturas, vitaminas, cosméticos, productos alimenticios, adhesivos, etc… La innovación en este sector se encuentra tanto en la obtención de la resina, a partir de herramientas más eficaces, como en su tratamiento y comercialización.

La diversidad biológica de los bosques permite obtener otros productos más allá de la madera de manera sostenible como el mimbre, las plantas aromáticas, la miel o los frutos salvajes para la producción de artículos artesanales. La combinación de la tradición e innovación responde a una demanda cada vez mayor de productos cuya elaboración esté basada en la calidad y el respeto al medioambiente. El uso sostenible de estos productos permite el conservación y recuperación de especies amenazadas.

La micología es un sector en auge que combina gastronomía y ocio. Existen oportunidades para la innovación en la obtención de los hongos, la elaboración de productos derivados y la conservación de las especies a través de un consumo responsable. La recogida de setas y la truficultura requieren de herramientas que permitan su conservación a medio plazo para poder desarrollar productos gastronómicos de calidad. Además, la planificación de esta actividad permite que se convierta en una alternativa de ocio.

Los productos generados por el bosque contribuyen al diseño sostenible sustituyendo a productos contaminantes o que requieren un mayor uso de recursos. La innovación en el diseño de objetos cotidianos a partir de materiales ecológicos, de calidad y respetuosos con el medio ambiente es una oportunidad única para la creación de empresas verdes referentes en el diseño, la creatividad, la protección y valorización de sus recursos naturales y la innovación en negocios sostenibles.

El sector cinegético tiene un gran potencial para la creación de negocios sostenibles. Estas actividades incluyen la cría de especies cinegéticas, la gestión de la caza y la investigación y conservación de especies. Asimismo, presenta amplias posibilidades para el desarrollo de actividades turísticas, ambientales y lúdicas para dar a conocer la fauna forestal desde nuevas ópticas.