¿Sabes cuál es el perfil de la empresa conquense?

Persona física, sin trabajadores a su cargo, preferentemente del sector del comercio y de la hostelería. Es el perfil empresarial conquense, volcado en el sector servicios y muy especializado en la oferta turística. El desarrollo del proyecto UFIL promueve una mayor diversificación a través del desarrollo de la bioeconomía basada en su riqueza forestal.

Artículo escrito por Heliodoro Pérez Arribas, departamento de Comunicación de CEOE CEPYME Cuenca.

La empresa conquense está delimitada por unas características muy concretas que la definen como negocios de muy pequeño tamaño, prácticamente personales y con poca capacidad de llegar a otros entornos que no sean el de la localidad en la que se instalan.

En este sentido, la gran mayoría del tejido productivo de Cuenca está delimitado por ser empresas que se limitan a una persona física, que no tiene empleados a su cargo y además suele dedicarse al sector del comercio y de la hostelería a pequeño nivel.

Éste es el perfil empresarial que deja el Instituto Nacional de Estadística sobre las empresas de la provincia de Cuenca al analizar aspectos como su condición jurídica, número de asalariados y locales por sectores que se desarrollan su actividad en los mismos.

Las encuestas publicadas definen algo que se puede comprobar a simple vista y es que, salvo contadas excepciones con empresas potentes del sector industrial o del alimentario, la provincia de Cuenca cuenta con un tejido productivo limitado que además está sustentado por pequeños autónomos y microempresas.

Estamos por tanto ante una población escasa y en muchas zonas altamente envejecida que no desarrolla ninguna actividad empresarial, ni tampoco suele estar empleada, sino que está jubilada, lo que impide la implantación de empresas en estas zonas.

Pequeños negocios

En lo referente a la figura jurídica de las empresas, más del 55% de las que se contabilizan en la provincia de Cuenca se refieren a personas físicas que desarrollan su negocio en su localidad.

Además, más del 30% son empresas que están constituidas como empresas de responsabilidad limitada y por lo tanto también negocios de muy pequeño tamaños.

Si se suman estos dos resultados nos queda que casi el 90% de las empresas que existen en este momento en la provincia de Cuenca no llegan ni a pymes, siendo éstas las que protagonizan el tejido productivo conquense y por tanto la generación de actividad y la creación de empleo.

Para hacerse una idea de estas cualidades tan delimitadas puede servir que la Sociedad Anónima, que suele corresponderse a empresas de mayor tamaño, apenas supone algo más del 1% del tejido productivo conquense.

Sin asalariados

Sobre el número de asalariados, las diferentes encuestas publicadas acentúan la percepción de que estamos ante unas empresas que generan empleo, pero en pequeñas dosis, es decir, que cada negocio genera un solo puesto de trabajo en su mayor parte, el del emprendedor.

Así, el INE señala que casi el 55% de las empresas de la provincia de Cuenca no tienen trabajadores, es decir que no tienen asalariados más allá de la persona que cotiza como autónomo.

Además, cerca del 30% de los negocios de la provincia de Cuenca cuentan con uno o dos trabajadores, por lo que estamos nuevamente frente a casi un 85% de empresas que generan mucho empleo y muy válido para una zona despoblada y rural como la Cuenca, pero lo hace a dosis muy pequeñas.

Sobre los sectores de actividad, comercio, transporte y hostelería son los que protagonizan más del 40% de la actividad en la provincia, y en el caso de comercio y hostelería son pocos trabajadores para atender este negocio.

El resto de servicios suponen algo más del 30% de las empresas activas en la provincia de Cuenca, lo que cierra un perfil muy concreto de estos negocios en el territorio.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *