UFIL es un laboratorio urbano de emprendimiento basado en lo rural

Celebramos el Día Mundial de las Ciudades destacando que ni lo urbano está ya sólo en las ciudades ni lo rural está sólo en los núcleos de población más pegados al campo. El desarrollo de la bioeconomía forestal es un excelente ejemplo de esa conexión de futuro entre lo urbano y lo rural que promueve el proyecto UFIL.

Artículo escrito por Pablo Macías Bou, CEO de Khora Urban Thinkers.

UFIL (Urban Forest Innovation Lab) nace con el propósito claro de conectar las necesidades de lo urbano y lo rural para construir un tejido económico basado en un gran activo local en Cuenca, el bosque. Este laboratorio, ubicado en el Campus de la Universidad dentro de la ciudad, tiene como principal objetivo crear un ecosistema emprendedor que aproveche las oportunidades que concede una explotación sostenible de la bioeconomía forestal, entrenando y conectando retos y necesidades a través de la incubación de ideas y proyectos.

Este ambicioso e innovador proyecto fue seleccionado de entre más de 200 acciones urbanas innovadoras en Europa en la 3ª convocatoria en 2018, precisamente porque aspiraba a dar solución a uno de esos retos complejos a los que la sociedad actual no consigue dar respuesta: Generar vínculos constructivos entre lo urbano y lo rural sin caer en dicotomías sociológicas y antropológicas negativas.

Cada vez es más difícil encontrar diferencias entre campo y ciudad, en cuanto a soluciones, políticas o criterios de optimización de recursos. Los propios órganos de la Administración que en su día dieron lugar, primero en Estados Unidos y luego en Europa, a la institucionalización de la Sociología Rural hoy desaparecen como anacrónicos (De lo rural a lo urbano, Artemio Baigorri 1995). La Europa de hoy no es fácil de clasificar entre lo urbano y lo rural y cada vez comparten mayor cantidad de desafíos. Las soluciones a los grandes retos de la Agenda Urbana Europea pasan también por conectar y permeabilizar más su entorno rural en búsqueda de beneficios sociales, económicos y medioambientales.

Ni lo urbano está ya sólo en las ciudades ni lo rural está sólo en los núcleos de población más pegados al campo. Si estamos hablando de ciudades, metrópolis, megaciudades, tecnópolis, … ¿tiene sentido hablar de la diferencia entre lo urbano y lo rural?

Huir de las dicotomías

Afortunadamente, los planteamientos dicotómicos conflictivos se van abandonando, pero no es fácil encontrar soluciones que estén dando buenos resultados en la conexión entre lo urbano y lo rural.

RURBAN (Partnership for sustainable urban-rural development) es un plan de acción acordado en el Parlamento europeo en 2010 que perseguía entre otras cosas impulsar prácticas de generación de vínculos entre ciudades y áreas rurales, mejorar la cooperación entre ambas a través de iniciativas de desarrollo multiadministración e identificar áreas de potencial para la construcción de partenariados urbano-rurales. Se han puesto en marcha fondos e iniciativas específicas para fomentar este espacio de colaboración, pero desafortunadamente los avances no acompañan.

La provincia de Cuenca ha perdido en los últimos 70 años el 41% de su población y se encuentra en esa zona desgraciadamente conocida como la Laponia española, junto con Teruel y Guadalajara. La ciudad, por su parte, envejece a ritmos acelerados y los jóvenes encuentran muchas dificultades para desarrollar un proyecto vital por falta de oportunidades y han de emigrar a ciudades más grandes como Madrid y Valencia.

Entorno de aprendizaje

El Laboratorio Urbano de Bioeconomía Forestal nace para generar un entorno de aprendizaje y entrenamiento alrededor del bosque de Cuenca. UFIL ya está dando oportunidades de emprender en un sector de altísimo potencial como es el de la bioeconomía forestal.

Más de 30 personas presentarán al final del año 2020 ideas empresariales que resuelven un reto asociado a la explotación sostenible del bosque y que constituirán un modo de vincular la ciudad y el bosque que lo rodea a través de sus pequeños pueblos. Estos proyectos serán impulsados por personas de diferentes edades y formaciones académicas y constituirán la base de un tejido económico local sobre el que empezar a construir oportunidades para los más jóvenes mientras se impulsa un uso sostenible del bosque.

Ideas como la gestión cinegética a través de sellos calidad, uso de celulosa para la industria textil, creación y gestión de cotos micológicos o los bosques como sumideros de CO2 para compensar actividades de emisión neta son algunas de las ideas de negocio que se materializarán en esta primera promoción de UFIL.

Retos urbanos desde una visión rural

La ciudad siempre ha hecho posible una acumulación demográfica y de capital que ha facilitado la innovación y creatividad.

Se considera a la ciudad el origen de la democracia, desde la polis griega. Khora Urban Thinkers participa como socio del proyecto UFIL en muchas de sus actividades y fuimos un impulsor clave de este proyecto junto al Ayuntamiento de Cuenca.

La Khora era en la filosofía de la antigua Grecia el territorio de una polis, que comprendía la ciudad y toda la naturaleza que la rodeaba, es decir el campo. Aplicamos todo lo dicho en esta entrada del blog, trabajando los retos urbanos e integrándolos con su realidad rural.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *