“State of Europe’s Forests 2020”, nuevo informe de la Conferencia Ministerial sobre Protección de Bosques en Europa

Innovación en productos y servicios, certificación forestal y mayor implicación de los propietarios forestales aparecen como tres de los retos más importantes a abordar para impulsar el sector de la bioeconomía. 

En el informe se destacan los principales elementos y tendencias que caracterizan el sector forestal europeo:

  • En los bosques de Europa crece más madera de la que se corta y se acumulan existencias en crecimiento para proporcionar un suministro sostenible de madera. 
  • El bajo rendimiento económico del sector forestal se considera uno de los desafíos, junto a una falta de pensamiento empresarial e innovador
  • La cantidad y el valor de mercado de los productos no madereros aumentan constantemente, aunque se mantienen muy por debajo del valor de la producción de madera.
  • El valor de mercado de los productos vegetales no madereros es aproximadamente el doble que el de los productos animales (por ejemplo, carnes de caza y miel).
  • Se subestima el valor de los servicios ecosistémicos que proporcionan los bosques europeos y solo una parte de ellos son comercializados.
  • Las innovaciones en productos a base de madera están contribuyendo a un mayor uso de la madera.
  • La certificación es una herramienta importante para comunicar y demostrar a las partes interesadas y a los consumidores la sostenibilidad de la gestión forestal y sus productos.
  • En el sudoeste de Europa el 12% de los bosques están certificados, frente al  69% en Europa del norte,  el 58%  en Europa Central Occidental y el 72% en Europa Central Oriental.

El informe también repasa los objetivos de las políticas nacionales relacionados con el mantenimiento y fomento de las funciones productivas de los bosques. Estas políticas se centran en:  asegurar e incrementar el suministro sostenible de madera, mantener y mejorar el suministro de productos forestales no madereros,  mejorar la valoración y comercialización de productos y servicios,  fomentar los procesos de certificación y apoyar el uso de madera de fuentes certificadas y desarrollar mecanismos innovadores de apoyo financiero para la valoración de los servicios de los ecosistemas forestales a fin de aumentar la viabilidad económica que contribuya a ser un importante garante del desarrollo rural.

Los principales desafíos y obstáculos para lograr los objetivos de las políticas se aprecian en la baja eficiencia económica y rendimiento del sector forestal,  la falta de implicación de los propietarios forestales para hacer un uso más eficaz de sus bosques,  la falta de pensamiento empresarial e innovador y el potencial sin explotar para la valoración de los servicios ecosistémicos.

El informe concluye que los bosques siguen generando oportunidades de empleo e ingresos, además de proporcionar muchos otros servicios de los ecosistemas  que aportan beneficios para la salud y la vida sostenible en zonas urbanas, y que el sector forestal es parte de una bioeconomía circular con potencial para un mayor desarrollo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *