El laboratorio incorpora a CIBICA SLU y su propuesta de valor para el entorno del Salto de Villora

La empresa ha firmado el protocolo de colaboración con el Ayuntamiento de Cuenca por el que se convierte en sponsor de este laboratorio, planteando a los participantes el desarrollo de soluciones a incorporar a un proyecto de gran envergadura en este poblado actualmente abandonado para rehabilitarlo y centrarlo en la formación y la enseñanza, la investigación y el ecoturismo.

El alcalde de Cuenca, Darío Dolz, y el CEO de CIBICA (Centro de Investigación Biológica Internacional del Cabriel), Rubén Martínez García, han firmado un acuerdo de colaboración por el que esta empresa conquense, se convierte en sponsor-retador del Laboratorio Urbano en Bioeconomía Forestal (Urban Forest Innovation Lab – UFIL). Un acto en el que también han estado presentes la responsable de I+D de CIBICA, Sofía Fernández, y la directora académica del Vicerrectorado de Cultura, Deporte y Responsabilidad Civil de la UCLM,  Mª. Jesús Pardo Guijarro.

El primer edil, Darío Dolz, ha destacado que en este caso se vuelve a poner de relieve que “los retos planteados transgreden las fronteras municipales y para eso está UFIL, para generar actividad y soluciones que sean sostenibles y biológicamente adecuadas para poner en valor recursos naturales que tenemos distribuidos por toda la provincia”.

Rubén Martínez ha explicado cómo decidió adquirir el espacio en el que desarrollar CIBICA y que es el poblado El Salto de Víllora, ubicado en el término municipal de Enguídanos y “en un entorno que es Monumento Natural y Reserva Natural de la Biosfera declarada por la Unesco”. Un espacio que fue desarrollado en la primera mitad del siglo XX para dotar de viviendas a los trabajadores de la Central Hidroeléctrica ‘Lucas de Urquijo’ y que actualmente se encuentra en estado de abandono.

“Vi que aquel lugar, a través de mi empresa o de otra entidad creada a tal efecto como es CIBICA, podría convertirse en un bonito proyecto relacionado con la formación y la enseñanza, la investigación y el turismo rural”, ha explicado, vinculándolo al desarrollo de programas de educación y divulgación ambiental, de bioeconomía y de ecoturismo. La responsable de CIBICA, Sofía Fernández, ha incidido por su parte en que este espacio “va a ir mucho más allá de la investigación, incidiendo en la formación, la enseñanza y, sobre todo, la divulgación de valores naturales, del respeto al medio ambiente, de la importancia de la ecología, la sostenibilidad y la biodiversidad; todo ello centrado en la economía circular y permitiendo también el ecoturismo y el alojamiento rural”.

El reto que plantea así CIBICA a los participantes de la segunda promoción de UFIL gira en torno al desarrollo de un proyecto de gran envergadura para rehabilitar el poblado con el objeto de que sus infraestructuras, como conjunto, se conviertan en un equipamiento autosuficiente, rentable, eficiente y sostenible, a la vez que en un referente en innovación en los ámbitos de la sostenibilidad, la bioeconomía y el desarrollo rural.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *