¿Es una buena idea quemar madera para producir energía?

Científicos de todo el mundo piden que se termine con la práctica de quemar madera para bioenergía. Un grupo de más de 500 científicos ha firmado una carta pidiendo a la UE que deje de tratar la quema de madera como carbono neutral.   

La carta, de febrero de 2021,  está dirigida a la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, y al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, así como al presidente estadounidense Biden, al primer ministro japonés Suga y al presidente surcoreano Moon. Fue firmado por cientos de científicos y economistas, incluido el ex presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, Jean-Pascal van Ypersele. Al grupo le preocupa que esta “falsa solución” esté reemplazando los esfuerzos reales para reducir las emisiones de carbono en países de todo el mundo.

Dice el grupo de científicos que “en los últimos años hay una tendencia equivocada para talar árboles enteros o desviar grandes porciones de madera del tronco para bioenergía, liberando carbono que de otra manera permanecería encerrado en los bosques“. Afirman que por cada kilovatio hora de calor o electricidad producido por la quema de árboles, “probablemente agregará dos o tres veces más carbono al aire que el uso de combustibles fósiles“. Esto se debe a que la madera no es tan densa en energía como los combustibles carbón o petróleo, lo que significa que se debe quemar más para generar la misma cantidad de energía.

Consideran que combatir la emergencia climática sin cambiar las reglas de biomasa de la UE es un grave error,  “… la revisión de la ley de energías renovables de la UE es una oportunidad crucial; la Comisión debe escuchar a los científicos y los ciudadanos y detener la quema de árboles en nombre del clima… ”, dice Alex Mason, responsable principal de políticas de la Oficina de Política Europea de WWF

Piden a los gobiernos de todo el mundo, incluida Europa, que pongan fin a las prácticas de quemar madera por ser perjudicial para la biodiversidad y representar una grave amenaza para los bosques del mundo.  

Es necesario fomentar la gestión forestal sostenible, aplicar innovación en el tratamiento de los subproductos forestales (corteza, astilla, serrín) y favorecer la compra y utilización de los servicios y productos de los bosques por parte de los ciudadanos y las empresas.   

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *